AITP-6

TRAUMA EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

El trauma sigue siendo la causa más frecuente de muerte y discapacidad en la niñez. Anualmente uno de cada seis niños se lesionan en los Estados Unidos, en nuestro país se reporta en el 2012 un 28% de fallecidos por trauma correspondiendo a pacientes entre 0 y 20 años de edad. El 47% de menores fallecidos por traumatismos fueron por accidentes de tránsito y el 43.8% producto de caídas de altura.

Las lesiones asociadas con vehículos automotores son la causa de la mayor parte de las muertes en la infancia, ya sea el niño como ocupante, peatón o ciclista. Le siguen el orden descendente los ahogamientos, los incendios en le hogar, los homicidios y las caídas. El maltrato físico representa la mayor parte de los homicidios en lactantes (menores de 12 meses), mientras que las lesiones por arma de fuego causan la mayor parte de homicidios en niños mayores y adolescentes. Aunque las caídas representan la mayoría de las lesiones en el paciente pediátrico, es poco frecuente que ocasionen muerte.

En caso de un accidente vehicular o caída de altura de un niño lo prioritario es solicitar ayuda recurriendo a la llamada de emergencia 911 o a través de transeúntes o familiares a personal calificado para la movilización del paciente y tratamiento inicial. La movilización es de sumo cuidado para proteger la columna vertebral y daños medulares posteriores por lo que se lo reserva lo haga personal de salud o con conocimientos de atención de este tipo de pacientes. Se protegerá la no mayor movilización del cuello o la llamada movilización en bloque entre tres o cuatro personas.

RECORDAR!..

La mayoría de las lesiones son prevenibles.

Brindar seguridad en los ambientes dentro y fuera del hogar, escuelas, guarderías, uso de dispositivos de seguridad en al auto como sillas en el asiento posterior, casco para ciclismo, protectores, y sobre todo siempre supervisión.

Solicite ayuda lo antes posible al número de emergencia 911 y personal de salud disponible en su zona.

Infórmese y capacítese para brindar adecuada movilidad, transporte y reanimación básica a un niño que ha sufrido un accidente ya que puede ser nuestro hijo.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *